No a la democracia

La izquierda mexicana, particularmente la corriente más joven, grita a diestra y siniestra “la democracia a muerto”, “no existe democracia en México”, y ojalá tuvieran razón. La izquierda suele referirse a la democracia como sinónimo de libertad. Incluso, en muchos discursos emplean alternadamente “democracia” y “libertad” como si estuvieran hablando de la misma cosa, pero no lo es.

La democracia es uno de los sistemas políticas mas injustos que existe. Según wikipedia, la democracia es “ una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la sociedad […] en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo”. Bien, en realidad la democracia es la forma legal para que el 51% de la población (la mayoría) sea capaz de hacer lo que quiera con el 49% de la población (la minoría). Bajo una democracia pura, cualquier cosa puede ser llevada a votación y con ello, la mayoría es libre de hacer lo que le plazca con la minoría. Puede someter a la minoría, torturarla, incluso asesinarla bajo una democracia pura.

México es una la república. En una república el poder no está depositado en una persona ni en un grupo ni en el pueblo sino en un libro: La Constitución. El poco poder que pueden tener los gobernantes de una república está dividido. Estos gobernantes son elegidos por nosotros para que voten en nuestra representación, porque, con todas las obligaciones de la vida diaria ¿quién tiene el tiempo de estudiar cientos de leyes y votar de forma responsable y razonada en cada sesión parlamentaria? Los representantes se dedicarán a tiempo completo por un periodo determinado a votar y vigilar el cumplimiento de la constitución.

En una verdadera república todos somos iguales ante la ley; no pueden surgir políticos ni líderes poderosos. En cambio, en la democracia, sí, ya que en democracia el político está amparado por la mayoría que lo apoya. Si eres capaz de movilizar una gran cantidad de gente y, de esta manera, influir en el resultado de una elección, tienes poder. Por eso es que en una democracia existen líderes como Elba Esther Gordillo o Andres Manuel Lopez Obrador que gracias a la gran cantidad de gente que lo sigue disfrutan con un gran poder político.

Si la república es un sistema tan magnifico y justo ¿porqué estamos tan mal? El gobierno le declara la guerra a las drogas, quieren regular el internet, gasta millones de pesos en subsidios ¿cómo llegamos aquí? Pues esto se debe a que nuestra república es tan buena como la gente que elegimos como nuestros representantes. Pero la calidad de los representantes dependerá siempre de los votantes que los eligen. Por eso es que cada país tiene el gobierno que se merece. El estado de nuestra república lo podemos encontrar en el estado de nuestras mentes. La educación es controlada por el gobierno, el mismo se encarga de hacernos creer que vivimos en una democracia y no en una república. Saben que en una república sus poderes son limitados, en cambio, en una democracia, mientras logren convencer a la mayoría de la votación, sus poderes son ilimitados. Sigue votando por los que le quieren “dar el poder al pueblo” y verás las consecuencias.

¿Sigues exigiendo democracia y educación pública? Ok, pero cuando tú no seas parte de la mayoría entonces, y solo entonces, entenderás el error que has cometido.

Fuentes:

Anuncios

El viaje

Hay veces que se presentan oportunidades las cuales debes aprovechar ya que no sabes si seguirán allí cuando te des la vuelta. Ese es mi caso y decidí aceptar el reto que yo mismo me propuse. El viaje ha iniciado por lo que es momento de decir adiós al blog que por meses cuidé, el cual inició como un ejercicio de redacción y se fue convirtiendo en una parte importante de mi rutina cada semana. No solo dejo el blog sino también a mis seres queridos, a la mujer que amo, a mis amigos verdaderos. Todo en pro de un reto que me hará alcanzar objetivos aún más altos.

Gracias por leer este blog. Prometo escribir de nuevo cuando el tren haya emprendido el regreso y vuelva con la maleta llena de equipaje y la mente llena de recuerdos.