Chairos de ayer y hoy 2: Javier Sicilia

En la primera entrega de esta sección no quedó claro el o los propositos de la misma, por lo que tomo esta oportunidad para explicarlo un poco.

El chairo, que es lo mismo alguien de la corriente política de izquierda, suele ver talento donde no lo hay, sobre todo, cuando el poseedor de tales virtudes es abiertamente de izquierda. Una de las funciones de esta sección es desenmascarlos.

Este es el caso del chairo de hoy, Javier Sicilia. Un poeta del montón. Tristemente celebre por la muerte de su hijo a manos de la delincuencia, se puso al frente de una cruzada que exigía un alto a la violencia, pero, más bien, era una cruzada para huir de sus propios sentimientos. Todo un escape del dolor por la pérdida de un ser querido.

Con la aprobación de la ley de víctimas donde los contribuyentes tienen que pagar por los daños causados por los delincuentes, Sicilia por fin descansó.

En medio de su viaje disfrazado de Indiana Jones, Sicilia fue invitado a presentar el libro de Enrique Krauze Redentores, en la FIL de Guadalajara del 2012. El “poeta” leyó un texto lleno de ambigüedades y sentidos comunes, pero lo más, más desastrozo de él fue que, en su intento de hacer sonar sus palabras como elevadas y llenas de contenido mostró su pobre manejo de las oraciones subordinadas.

En pocas palabras, su texto es enredado para dar la ilusión de complejo. Inicia así:

“Entre el liberalismo y su expresión más clara, la democracia, que, supongo, es para Krauze el rostro civil y moderno del mejor profetismo judío y del mejor mesianismo cristiano, y la redención que, para el propio Krauze, expresa, en su “absolutismo político y su ortodoxia ideológica”, la distorsión profética y mesiánica, el autor de Siglo de caudillos opta, como siempre lo ha hecho, por la primera.”

¿Qué?

Javier Sicilia no sabe escribir.

Aquí el texto completo.

Image

Anuncios

2 pensamientos en “Chairos de ayer y hoy 2: Javier Sicilia

  1. solecito dice:

    Esa es siempre la excusa de los que no saben leer. Los ojos del prejuicio no permite la adecuada lectura de las comas. Que chairo nunca te veas en el horizonte.

  2. solecito dice:

    Y me faltó la n en permiten, porque primero decía Ojo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s