Negro

Tómate la vida
lenta como es.
Siéntate derecho;
nunca te inclines.
Mira a los ojos.
No arrastres los pies.
Toma distancia.
Limpia tus zapatos.
Anda más de prisa
que no te esperarán.
Ya perdiste el control,
ya te rebasaron.
Ya no estás aquí;
la moda a cambiado.
Se sienten dichosos;
creen que nada va a cambiar.

Tú les tienes envidia
porque sabes como se sienten,
porque tu te sentías igual,
porque tu te veías igual,
porque tu te burlabas igual,
porque tu te parabas igual.

Arrogante
Irritante
Odioso
Tedioso
Morboso
Sin temor
Con absoluto control
No tenías que temer
No tenías que perder
Sabías que estabas bien
Aunque no lo estabas
Eso no importaba

Quisiera regresar.
Quisiera hacer todo lo que no pude hacer.
Todo lo que por cobarde no me atreví a hacer.
Todo lo que por estupideces perdí.
Todos los que se preocuparon por mí.
Todas las oportunidades que quise perder.
Todas todas.

Siento soledad en mi corazón.
Siento tristeza en mi interior.
Cómo puedo esperar madurez,
si nunca he crecido.
Si no conozco la madurez
sino conozco otra cosa.
Siento furia en mi corazón.
No me gusta lo que soy.
No me gusta lo que fui.
Pero por lo que veo estoy empeorando.
Y siento que no hay forma de cambiar
por que cambio y me sigue yendo mal.
Diferente pero mal.

Si no fuera por mi orgullo
Si no fuera por mis amigos
Si no fuera por mi ego
Por la imagen que yo mismo creía tener
Por la imagen que nadie respetaba
Por la imagen que la mayoría ignoraba
Por la imagen que me apartaba de los demás
Perdiendo amigos,
ganando rencor.

Si la gente cree que eres malo,
entonces eres malo.
Siempre importa el que dirán.
Una cosa es que no te preocupe lo que diga la gente de ti
y otra, evitar que la gente hable de ti.
Miente mientras puedas.
La gente no tiene que saber lo que piensas
La gente no tiene que saber lo que sientes
La gente no va a saberlo si no lo demuestras
Los filtros que representa cada mensajero le resta verdad a la verdad.
Cuando te conocen a través de ti, tú eres el filtro,
Tu eres el que decide que sabrán y que se perderán.

Anuncios

¿Quién es el Callado?

El Callado es un tipo al que conozco. Pocos lo conocen como yo y eso es porque nunca habla —Eso aclara el misterioso apodo—.

A el Callado no le gusta hablar, pero le gusta escribir. Disfruta del arte en todas sus expresiones sobretodo de aquellas donde no necesite usar sus cuerdas vocales y, por supuesto, no le gusta bailar. Faltaba más.

A él le gusta leer. Gusta de robar las ideas y los estilos de otros. Los comentarios y frases son su obsesión. No le importa puesto que, difícilmente, la gente se da cuenta.

Alguna vez, el callado fue una persona muy parlanchina. Un niño que decía payasadas y tenía cierto defecto en el habla, por lo que todo lo que él decía, fuera lo que fuera, resultaba gracioso. En un momento, posiblemente el primer día de secundaria, todo cambió, dejo de hablar y se volvió reservado.

Rara vez hace amigos nuevos. Siempre que llega a un lugar, o toma un curso, o empieza a trabajar en algún sitio, la gente difícilmente nota su presencia. Él recuerda que una vez le preguntaron ¿Apoco vas en nuestro salón? El callado podría contar a sus amistades con los dedos de la mano de Vicente Fernandez Jr. El callado tiene pocos amigos, pero amigos verdaderos. Los conoció y nunca se fueron.

El Callado suele escuchar frases como ¿Porqué nunca hablas?, ¿Siempre eres así?, Eres raro. La gente usa describirlo como un tipo tímido, incluso creen que él es tonto porque nunca habla. Nunca ha entendido cuál es el problema. Porqué tiene el Callado que hablar todo el tiempo y con todo mundo.

Recientemente, mientras el Callado perdía el tiempo en Internet, descubrió un vídeo no pornográfico interesante —sí existen vídeos interesantes no pornográficos, por si alguien lo duda— donde la escritora Susan Cain defiende a las personas introvertidas. Ella explica que, en una cultura donde se valora el trabajo en equipo por sobre el talento individual, la gente tiene que trabajar en grupo aun prefiriendo hacerlo solo. Sin embargo, el deseo de sobresalir siempre estará presente en el espíritu humano, por lo que, las personas extrovertidas tendrán más posibilidad de notarse entre la bola y los introvertidos quedarán en las sombras. El Callado entendió entonces porque se les sataniza a las personas calladas y reservadas: No debes ser así. Todo es cuestión de enfoques. La sociedad dice que hables y al Callado le vale madres. Por eso, el Callado porta su sobrenombre con orgullo —que no se lo puso el solito, lo recibió de un gran maestro— y hace lo que le gusta hacer: comunicarse sin abrir la boca.

Mis primeros pasos como escritor

Desde hace algunos años, despertó en mí el deseo de escribir. Tenía muchas ideas pero las guardaba en mi computadora.

En una ocasión participé en un concurso de cuento y cuento corto organizado en mi facultad. La idea que presenté no era mala —empezaba con un narrador en primera persona pero que, después resultaba estar hablando con otro personaje y no con el lector; algo similar al inicio de Pedro Páramo— pero era horrible: estaba lleno de faltas de ortografía y errores de redacción. Obviamente, no gané. Entendí pues, que mi ideas no eran el problema sino la forma de plantearlas. Tenía que aprender a escribir.

Muchos años antes, al final de la secundaria, descubrí La Taquilla, un programa de radio que trasmitía EXA, y después Radio Formula, y me encanto. El humor sarcástico de los conductores era exactamente lo que necesitaba. El programa era muy diferente, René Franco y Sergio Zurita son tipos realmente inteligentes y le aportaban a radioescucha una dosis de cultura con un sentido del humor inteligente. Unos años más tarde, Sergio dejó el programa para volverse titular del propio. Dispara, Margot, Dispara fue el nombre que recibió este proyecto.

En un día se presentó Sandro Cohen, un escritor, poeta, ensayista y experto en la lengua española al Dispara… Sandro escribió el libro Redacción sin Dolor que es una guía fácil para aprender a escribir correctamente en español y además imparte un curso de redacción basado en su libro. Decidí inscribirme en él.

Fue lo mejor que pude hacer. Mi redacción y comprensión del español mejoraron desde la primera clase. Aprendí a usar las comas, a evitar el encabalgamiento, a usar los puntos, las comillas, las cursivas, etcétera. En el curso tienes que escribir cada semana un trabajo de una cuartilla. Esos fueron los primeros trabajos que valían la pena que yo haya escrito.

Ahora tengo la seguridad de escribir y lo estoy haciendo. Mi blog será la forma en que compartiré mis ideas —aunque voy a guardar las mejores para una novela— y espero que ustedes, lectores, lo disfruten.