La caricatura del mexicano

El nuevo video de David Guetta está causando polémica por la imagen que muestra de México. En el video hay un rodeo o fiesta mexicana que incluye una competencia de baile con botas picudas o “tribaleras”. Hay también un par de charros, unos supuestos narcotraficantes, mujeres cejudas como Frida Kahlo, unas concursantes de belleza, “Miss Oaxaca” y “Miss Aguascalientes”, gente bebiendo tequila, —comerciales a la marca Barcel por todos lados—, etcétera.

En mi opinión el video es divertido y encaja perfecto en la moda de los videos coloridos con coreografías como los del LMFAO o Justin Bieber.

Como siempre pasa, al mexicano promedio no le gusta que lo pinten como una caricatura. Sin embargo, estos mismos que se ofenden, cuando salen al extranjero no hacen más que comportarse como esa caricatura que tanto reniegan.

Voy a contar parte de mi experiencia personal con los mexicanos que he conocido viviendo en el extranjero y de cómo ellos se comportan. Estoy estudiando la maestría en Biología Post-Genómica en la Universidad de York en el Reino Unido. Más del 50% de los extranjeros que estudian en ella son chinos, por lo que la celebración del año nuevo chino es muy grande aquí. La “Chinese New Year Gala” consiste en que las distintas sociedades internacionales montan un espectáculo, musical o de baile, típico del país o países al que representan.

Cuando supe que serían los mismos estudiantes y no actores profesionales los que actuarían en la gala decidí no ir, a demás de que iban a cobrar por ver su falta de talento pero excesivo entusiasmo.

Días después ví parte de la gala en videos subidos a YouTube. No me equivoqué: fue un asco. Hubo un par de cosas interesantes pero no son dignas de mencionar.

No podía faltar la Latin-American Society of the University of York, integrada en su mayoría por mexicanos. Cuando terminó su turno en el escenario, un inmenso dolor invadió mi cuerpo. Nunca había sentido tanta pena ajena como cuando ví eso. ¿ESO es lo que mis connacionales proyectan de mi país al resto del mundo?

Primero salió el grupo de Salsa en el que también bailan un par de europeos, a los cuales ni por que les agarraran la cadera a martillazos se moverían con un poco de soltura. Europeos queriendose mover como caribeños.

Luego pudimos ver bailar un jarabe tapatío muy mal ejecutado. La chica llevaba un vestido peor que el de las meseras de Sanborns.

En medio hubo un par de coreografías indescifrables.

Para rematar, como si estuvieramos en una boda, todos los de la sociedad se subieron a bailar, sombrero en mano, la de “Payaso de Rodeo”. ¡La cara! ¿Dónde esconder la cara? Pero eso no era el fin. Un tipo cargó y les dio dos vueltas estilo Quebradita a dos chicas mexicanas. Habiendo mujeres tan hermosas en México, ¿tenián que ser las dos más feas, gordas y chaparras las que llegaran aquí, a York, a bailar la Quebradita? El bailarín improvisado casí tira a una de ellas. El peso de la chica y la cinética hicieron lo suyo pero resistió, aunque yo hubiera deseado lo contrario.

Después de hacer el ridículo, todos gritaron y aplaudieron como los mexicanotes que son.

Efectivamente, esa es la imagen que los mexicanos en persona dan de su país, de sus costumbres, de lo que supuestamente “somos” como nación.

El video, desafortunadamente, desaparecío pero quedan algunas fotos en el Facebook de la Latin-American Society.

Señores, si no quieren ser tratados como un estereotipo, no se comporten como un estereotipo.

421868_161736260646883_1934804093_n

Anuncios